Jabón de Avena

Jabón de Avena

Adaptar como hábito el jabón de avena en nuestra higiene nos puede aportar grandes beneficios y es un gran truco de belleza.

  1. Ayuda a calmar determinadas alergias.
  2. Nos ayuda a prevenir la dermatitis y además, alivia la irritación.
  3. Dependiendo de como este elaborado el jabón, si la avena no esta completamente diluida, nos servirá como exfoliante natural.
  4. Calma el dolor de las quemaduras, tanto solares como las producidas por abrasión al roce.
  5. Es adecuada para todo tipo de pieles, consigue restablecer su humedad natural.
  6. Absorbe la grasa, es por ello que es muy adecuada para personas con acné.

 

Jabón de avena

 

 

 

 

 

 

Podemos pensar, ¿donde lo compramos?, pero también podemos lanzarnos a hacerlo, es más fácil de lo que parece.

Hacer jabón de avena es fácil

La gran mayoría de jabones se basan en la misma mezcla de sosa caústica y aceite, ambos generan una reacción química conocida como saponificación, está reacción es la que hace que se genere la glicerina junto con sales de ácidos de sodio y grasos.

 

A la hora de fabricar jabón, ante todo hay que tener en cuenta que usamos sosa caústica,  esta es muy corrosiva y desprende humos tóxicos al reaccionar con el agua por lo que es necesario tomar precauciones en su elaboración, con una camiseta de manga larga, protección para los ojos y unos guantes de goma es necesario. Nosotros vamos a saltarnos el paso de creación de la glicerina, ahorramos riesgos y tiempo y así pasamos a lo que realmente aporta cierto valor, ¡crear nuestro propio jabón al gusto!

 

Necesitaremos:

  • Esencia al gusto.
  • Copos de avena..
  • 200 gramos de jabón de glicerina.
  • Colorante al gusto.
Esencias naturales

 

 

 

 

 

En 5 sencillos pasos:

 

  1. Derretimos el jabón de glicerina al baño maría en un soporte de cristal o metal.
  2. Cuando esté completamente derretida, añadimos unas gotas de colorante, en el caso de que queramos que el jabón sea transparente, nos saltamos este paso.
  3. Añadimos los copos de avena, los mezclamos y añadimos gotas de esencia.
  4. Cuando hayas obtenido una mezcla uniforme en cuanto a mezcla de los  componentes (no se quede la avena por un sitio y la esencia por otro), la vertemos en moldes que tengan la forma que más nos guste. Te en cuenta que se vuelve solido muy rápido, así que habrá que hacer esto con garbo para no quedarnos a medias.
  5. Dejamos reposar durante unas horas y ya tendremos listo el jabón dentro de nuestros moldes.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies