DESAYUNOS

Receta 1. Batido de Avena, Jengibre y Pera para reducir peso y reducir la ansiedad.

Sencilla, fresca y nutritiva, en 20 minutos.

  1. 1/2 Vaso de Avena cocida.
  2. 1 Yogur desnatado.
  3. 1/2 Plátano.
  4. 1/2 cuchada de jenjibre.
  5. 1 Pera, sin piel.

La preparación es simple, una vez cocida la Avena, introduce en la licuadora todos juntos hasta que alcanzan una consistencia uniforme.

Ideal para el desayuno por el gran aporte de nos ofrece para empezar el día.

 

Receta 2. Tortitas de Avena para el desayuno. Adelgazar

Preparamos esta receta para 4 personas en 40 minutos, necesitaremos:

  • 40 gramos de avena
  • 8 claras de huevo
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1/2 cucharada de canela.

Mezclamos todos los ingredientes en una batidora hasta que quede homogéneo.

Calentamos una sartén con unas gotitas de aceita, y echamos la masa en cucharadas, individuales, que queden separadas en la sartén.

Darles la vuelta para que se hagan por los dos lados.

 

 

Receta 3. Batido verde de Avena

Una muy buena opción para el desayuno, necesitamos 15 minutos y:

  • 1 rodaja de Melón.
  • 3 rodajas de kiwi.
  • 1/2 Manzana.

    Batido de verduras, frutas y avena.
  • 5 Rodajas de pepino.
  • 4 Cuchadas de copos de avena.
  • 1 cuchadarita de semillas de lino.
  • 1/2 rodaja de piña.
  • 6 gramos de jengibre.
  • Agua.

La preparación es sencilla, en primer lugar lavamos y pelamos la fruta y verdura para luego meterla en un bol.

La batimos y le echamos las semillas lino, la avena y el jengibre, seguimos batiendo y comenzamos a echar agua hasta conseguir una espesura al gusto.

 

Receta . Formas de hacer leche de avena casera

La avena cada día coge más fuerza como el cereal elegido para cargarnos de energía en los desayunos, apta para veganos.

En ocasiones, es complicado localizar una leche de avena en tiendas que no contenga aditivos, lo que nos lleva a pensar en hacerla nosotros mismos.

Hay mucha variedad en cuanto a tipos de leche de avena, os proponemos tres opciones.

 

Opción rápida. Leche de avena fría.

Necesitaremos:

Preparando leche de avena
  • 3 tazas de agua, lo más natural posible.
  • 1 taza de copos de avena.
  • Para potenciar el sabor, podemos usar 2 cucharadas de vainilla o media cucharada de canela.
  • Para dulcificar, podemos usar pasas, la cantidad es al gusto.
  • Filtro para leches vegetales.

 

 

 

Preparación:

  1. Licuamos la avena con el agua hasta que tengamos una mezcla cremosa.
  2. Colamos la avena, ideal con un filtro para hacer leches vegetales. Apretando la bolsa, conseguiremos aprovechar al máximo los ingredientes.
  3. Si queremos añadir vainilla, canela, pasas… volvemos a verter todo junto en la licuadora.

Ya tenemos preparada la leche, hay que tener en cuenta que ha de beberse fría (no puede calentarse). Aguatará en el frigorífico entre 2 y 3 días.

Antes de consumir, conviene agitar.

 

Opción tradicional.

Necesitaremos:
Leche de avena tradicional
  • 3/4 de litro de agua.
  • 125 gramos de copos de avena.
  • Para darle más sabor podemos usar canela o vainilla.
  • Para dulcificar, podemos usar miel o pasas.
  • Filtro para leches vegetales.

 

Preparación:

  1. Remojamos la avena en un bol durante 30 minutos, asegurándonos de que el agua cubra todos los cereales.
  2. Removemos el agua y vertemos todo en una licuadora agregando el resto de agua.
  3. Licuamos hasta conseguir una mezcla lechosa (durante 1 minutos aproximadamente).
  4. Vertemos todo en un filtro para hacer leches vegetales, y apretamos bien para aprovechar al máximo los ingredientes.
  5. Ahora podemos añadir los ingredientes indicados para potenciar el sabor o para dulcificar.

 

Opción sabrosa.

Leche de avena sabrosa

Ingredientes:

  • 1 taza de avena ya cortada.
  • 3 tazas de agua natural.
  • 1 cucharada de vainilla (extracto puro)
  • 1/4 de cucharada de sal.
  • 1/4 de cucharada de canela ya molida.
  • 2 cuchadaradas de jarabe de arce o pasas.
  • Filtro para leches vegetales.

Preparación:

  1. Lavamos la avena y la dejamos en remojo en un bol cubierto durante 20 minutos.
  2. Volvemos a lavar la avena para quitar restos y colamos la avena.
  3. Vertemos en la licuadora los 3 vasos de agua y la avena. Comenzamos licuando lentamente y aumentamos la velocidad progresivamente hasta la máxima (no licuar en máximo más de 10 segundos).
  4. Usamos el filtro para hacer leche vegetal, colamos la avena para poder separar la leche.
  5. Hacemos el proceso a la inversa, ahora colamos la leche hacia la licuadora y echamos el resto de ingredientes. Ahora licuamos a velocidad media.

Ya tenemos la leche de avena, recordar que, aguanta en la nevera entre 2 y 3 dias y que, antes de consumir, conviene agitar.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies